domingo, 28 de diciembre de 2014

Cuento: Año Viejo, Año nuevo (por noa)




Érase que se era una niña llamada Blanca Flor. Tenía el pelo ensortijado, la boca menuda y graciosa, sus ojos color ámbar. Blanca Flor era una niña corriente pero con tal hechizo y simpatía, que le hacía parecer una criatura de indefinible belleza.
Blanca Flor vivía con su tía Lucinda y su hija Gervasia, ambas le hacían la vida imposible y a la edad de ocho años ejercía todas las labores de la casa. El día 31 de Diciembre estaba ensimismada leyendo un libro y por ello su tía la echo de la casa. No se puso triste, sino contenta así iría a casa de la Señorita Primavera, sabía que le gustaban las flores y que la quería mucho, pero no se atrevió porque no encontraba flores.

Nevaba mucho, tenía frío, ni un abrigo llevaba, pero tenía el calorcito de su cuerpecito.

Se encontró un señor muy mayor cargado con un haz de leña todo encorvado y Blanca Flor enseguida le dijo si le permitía su ayuda, el hombre viejecito se alegro ya no podía con su carga.

En su caminar llegaron a una choza, pero el anciano al tocarla se convirtió en un palacio, éste estaba cubierto de esmeraldas, torres de marfil, columnas de oro. De repente apareció un muchacho resplandeciente de hermosura y juventud, todo él irradiaba ventura.

El viejo dijo Dios te salve Año Nuevo y a ti te bendiga Dios Año Viejo.
El Año Nuevo le pregunto al Año Viejo quién era la niña tan linda y se lo explicó todo, porque en el camino fueron charlando, al Año Nuevo le dio pena y alegría a la vez, y le ofrecio a Blanca Flor todas las flores que quisiese.

Así se puso en camino a casa de la Señorita Primavera y en su regazo llevaba rosas muy bellas. Cuando llegó la Señorita Primavera se puso loca de contenta, porque la quería mucho y desde ese instante la adoptó como su hija, ambas lloraban de júbilo y sonreían a la vez, nunca más estarían solas... Serían madre e hija...

Colorín colorado este cuento se ha acabado. 

domingo, 21 de diciembre de 2014

HUEVO PASADO POR AGUA (por jerry)

Ingredientes:
Un  huevo  o dos  segun tañaño y hambre del sujeto
Sal
1 litro de agua 
Elaboración:
Es un plato muy complicado  pero el resultado es  sumamente extraordinario  y pa chuparse los dedos , a continuación  os detallo el proceso  para la  laboriosa elaboración del este exquisito  plato.
Poner a hervir  agua en una perola, ha de ser la  temperatura superior a los 100  graods centigrados , para ello   utilizaremos un dedo ,  sino te quemas el dedo  el agua  aun no esta en  ebullición
Una vez que tenemos el agua a mas de 100  grados y el dedo escaldado, introducir delicadamente el huevo  o  los huevos.
Esperar 5 minutos , no mas tiempo  , esto es importante 5 minutos justos  , ni un segundo mas ni uno menos
Extraer el   o los huevos con mucho  cuidado , cascar la cascara y echar un pelin de sal  y bualaaaaaaaaaa  bon profit
 

viernes, 19 de diciembre de 2014

Almendrados (por Horizonte)

Nuevo dulce navideño! 

Almendrados facilísimos de hacer , os animo para que paséis unas navidades dulcísimas!!!

INGREDIENTES:
                          500 gramos de almendra molida
                          250 gramos de azúcar
                             2 huevos

Amasar los ingredientes, mientras calentamos el horno a 200º,
ir colocándolos en una bandeja del horno, en pequeñas cantidades. 
Hornearlos con la misma temperatura hasta que veamos que cogen color dorado.
 
 

jueves, 18 de diciembre de 2014

El lorito Crispín (por noa)


Érase que se era un lorito de nombre Crispín. Era un pájaro excepcional puesto que tenía unas plumas que se asemejaban al raso verde, rojo, amarillo dándole un toque muy bonito. Los ojos preciosos de color negro. Un pico hermoso de color amarillo. Crispín era además un lorito muy listo, pero terco, insoportable, caprichoso y desobediente como algunos niños.
- ¡Quiero galletas, galletas!
Y había que darle galletas.
- ¡Sobaos! ¡Quiero sobaos!


Doña Catalina, su dueña, era ya muy mayor. No tenía hijos, estaba sola y claro adoraba a Crispín en demasía.
Le decía:

- Anda - ¡La patita!
Y Crispín todo cuentista, sacaba la patita entre los barrotes de su plateada jaula.
Con los demás tenía un genio endiablado, y era tan maleducado, que todos le huían .
- ¡Hola señor gordo! - Decía a un pobriño que frecuentaba la tienda de comestibles de Doña Catalina. Luego llegaba una señora que se estaba quedando calva y Crispín venga a insultarla.

La pobre Señora Catalina se sonrojaba toda ella de la vergüenza.

- Pero, Crispín, ¿Cómo eres tan malo?
- Porque sí. (Era insoportable)
- Mira, chatín, que no te voy a dar ninguna golosina.
- ¡Ja... ja... ja!! - Se retorcía, Crispín, columpiándose, en su jaula plateada.

Sucedió que solía ir a la tienda la niña Alejandrina, muy linda, pero también muy geniuda, terca y caprichosa...

Alejandrina odiaba a Crispín y el lorito a ella. Verla entrar en el ultramarinos y empezar a insultarla todo era uno: ¡Fea! ¡Fea! ¡Fea! Tres veces... ¡Fea!

Alejandrina... tenía muchas ganas de acercarse a la jaula plateada, pero su mamá de nombre Armonía, y doña Catalina lo impedían.

- ¡Que es muy malo! Con ése... pocas bromitas.

Una tarde, Alejandrina, aprovechó un descuido. Miró cara a cara a Crispín y le dijo:

- Anda, llámame ahora fea, horrible loro...
- ¡Fea, fea, fea y tres veces fea!...
-¡Yo fea! No tienes vista, Crispín. Has de saber que mi mamá dice que tengo unos ojos preciosos como dos soles y todo el mundo dice que soy guapísima.
Para que rabies: ¡Muy guapa!
- ¡Ja... ja... ja!
– Se rió el lorito.

- Alejandrina le contestaba... Claro y alto...
- Mira tú, que tienes cuatro plumas, y mal puestas, y un pico... que parece que vas a segar, y además eres muy sucio.
- ¡Ja... ja... ja!!...

Envaléntonada, Alejandrina ordenó con imperio.

- ¡La pata! Dame la pata, pero que ahora mismito.
- ¡Toma!
- Respondió Crispín... clavando su pico en el dedito tierno de Alejandrina, del que brotó sangre.

- ¡Ay... ay... ay!

- Te está bien empleado
– Dijo su mamá
– Para que escarmientes, y no seas tan desobediente, y traviesa.

Aquella noche Alejandrina no durmió. ¡Que rabia tan grande tenía al loro!
Quería vengarse de él. Sí, señor, vengarse... Tuvo reunión con sus amigas, y al fin encontró su triunfo. Le daría perejil. Todas creían que le iba a sentar mal a Crispín.

- Mamá. ¿Me das un poquito de perejil?
- ¿Para que quieres tú perejil?
- Es que estamos jugando a las comiditas. Dame mucho, mucho...

Despacio y sin ser vista, se acercó a la jaula...

-¡Fea! Gritó Crispín.

Alejandrina no contestó. No hizo más que dejar el ramito de perejil. Crispín se lo comió.
Alejandrina todo el día estuvo nerviosa. Un algo que todos llevamos dentro le decía:

- Has sido una niña mala. No debemos hacer daño a nadie. La venganza es una cosa muy fea.
Pensaba en Crispín y lo veía todo malito y casi ya muerto.

- ¡Ay, mamaita! Que he sido mala, muy mala; he dado perejil a Crispín.
- ¿Perejil al loro? ¡dios mío! Pues ya se habrá muerto.
Vamos a casa de Doña Catalina, veremos si hay remedio. Llegaron anochecido. Doña Catalina, tenía puesto su traje de noche, es decir; su pijama. Se acostaba como las gallinas muy pronto.

- ¡¡ Tan, tan, tan!!
- ¿Quién es?

– Dijo Doña Catalina. Abrió la puerta...
Y... Alejandrina cayó de rodillas.

- ¡Ay, señora! Qué pecado más gordo he cometido. He dado perejil a Crispín porque me hizo sangre con su picotazo...

Doña Catalina se asustó toda...

Entraron temblorosas. Allí estaría frío y rígido el lorito. Pero... sí... sí... Crispín tenía muy alegres sus ojillos, muy fuerte el pico, y cantaba muy alto. En cuanto vio a Alejandrina comenzó a decir:

- Dame perejil... Perejil... Pe... re... jil...

Todas rieron contentas y Crispín vivió muchos años.
Alejandrina nunca olvidó el picotazo en su dedito de aquel loro llamado Crispín, que cada día tenía las plumas más verdes. ¡Claro, por haber comido perejil! ¡Lo saben todos los loros!...


P.D. Este cuento fue realidad... todavía me duele el dedo...

jueves, 11 de diciembre de 2014

Mantecados (por Horizonte)

Ingredientes:                      
- 1/4 de harina
- 1/4 de azúcar
- 1/4 de almendra molida
- 1/4 de manteca de cerdo
- 1 yema de huevo
- 1 pizca de bicarbonato

Elaboración:
Calentar el horno a 180º
Mezclar todos los ingredientes
Ir cortando los mantecados en figuras e ir colocándolos en una bandeja para el horno.
Meterlos en el horno a 180º hasta que los veamos que cogen color (10 a 15 minutos dependiendo del grosor)

Yo los hice finos, y con 11 minutos se quedaron muy bien.
Qué los disfruéis! 
Feliz Navidad!

martes, 9 de diciembre de 2014

CAMINO (por jerry)

 Un buen día salí a caminar, paso tras paso fui recorriendo  muchos kilómetros. Anduve el camino día tras día, mes tras mes y año tras año. Me encontré con todo tipo de gentes, gentes amables, gentes  odiosas, gentes humildes, gentes sin escrúpulos…
Paso a paso  me encontré con pueblos, con  ciudades, campos montañas y valles.
Me pasé la vida caminando tan solo pensando en mis cosas, mi trabajo  las cosas que acarrean el día a día de una vida…
Me sentía feliz, pensaba que  era feliz, me creía feliz.
Así fueron transcurriendo los años y después de tantos pasos, tantos kilómetros andados empezaba a cansarme.
Ya  lo tenía todo visto, tenía la sensación que  lo tenía todo vivido.
Intentaba distraerme, buscar algo que me llenase, cierto es que tenia esa sensación de cierta felicidad.
Hablaba con la gente, reía  y me lo pasaba  bien, pero después me daba cuenta  que mi vida seguía un tanto vacía.
Fueron pasando los años. Pero  un día, llegué a un cruce de  caminos, no sabía por donde tirar, me llamaba poderosamente la atención  uno  de ellos  y sin   dudarlo mas  cogí ese camino.
Descubrí nuevas cosas, nuevas cosas que me iban gustando, ese camino parecía que se preocupaba de mi, se me hacia extraño,  me daba confianza, me hacia sentir  feliz, me hacia sonreír paso tras paso.
Me enseñaba cosas que nunca tuve  en mente, pero sobre todo me hacia sentir vivo.
Hoy sigo en ese camino caminando sin cansarme, soñando cosas que nunca soñé.
Hoy sigo caminando alegre  y contento  dándole gracias a dios por poner este camino ente mí y dándome tanta felicidad.
Hoy…. Sigo  caminando y solo puedo decir

                               GRACIAS CAMINO

                                                                                jerry

domingo, 7 de diciembre de 2014

MI AMOR

Adoro esa mirada tuya, penetrante , que se clava en mis ojos y en la que se puede adivinar tus pensamientos.
Dulce  como  nunca vi otra mirada.
Arrolladora de la cual no puedo apartarme.
No dejo de pensar recordando es mirada, me  hace sentir tanto bien que mi corazón se encoje sintiéndome enormemente complacido.
Esa mirada tan especial que me transmite ese mensaje que  me dice te quiero.
Me siento bien , me gusta cuando me miras así, me siento  muy feliz  y solo pienso en que necesito besarte.
Siento la necesidad de abrazarte, de decirte te quiero, de hacerte sentir de alguna manera lo cuanto que te quiero.
Te digo mil veces te quiero.
Te digo mil veces te amo.
Te digo mil veces que eres mi vida.
Te digo mil veces te requiero.
Pero sigo teniendo  la sensación, de que  no hay palabras que expresen tanto amor que te tengo.

Pienso….
Que alguien invente una palabra nueva!
Una palabra que sea capaz  por si misma de expresar  mis sentimientos hacia a ti.
Una palabra bonita.
Una palabra que cuando la leas seas capaz de entender , de asimilar, de comprender cuanto te quiero.
Una palabra que al leerla te haga sentir, te haga llegar  todo mi cariño, como si de un abrazo  se tratase.
Ese abrazo tierno que cuando mis brazos te rodean suave y firmemente te hace  vibrar.
Te hace sentir todo este cariño  que te tengo.

Necesito que entiendas lo que  siento  por ti  al decirte que te quiero, porque te quiero  mucho, porque te quiero tanto … que ya mi vida sin ti no tiene sentido.
Porque tu, solo tu, le das ese sentido que me hace reír, que me hace feliz, que hace que cada  día sea especial.

Nunca dejare  de quererte, por que necesito quererte,  quiero quererte  y porque te quiero.

Con todo mi cariño para ti.

Anónimo.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Honestidad... (por noa)




Como algunas veces... doy un enunciado, un concepto, un vocablo, una idea, un pensamiento. Y desde ahí... siempre partiendo desde mi punto de vista que no tiene porque ser el acertado. Reflexiono, pienso, interiorizo, discurro y dejo que las letras se vayan juntando unas con otras para decir un algo. Éste puede no estar en la línea correcta... ya que es mi percepción y no tiene porque ser aceptado por los demás, porque como he venido diciendo con anterioridad; ni adoctrino, ni siento cátedra. Simplemente... es como veo que van pasando por mi lado las cosas, en definitiva nuestro devenir en la vida... desde ese mi mundo un tanto sui géneris...

Hoy al hablar de honestidad no me estoy refiriendo a la honestidad y honradez que son palabras que utilizamos, no siempre con pleno conocimiento de lo que verdaderamente significan. Ser honrado para mí... no tiene nada que ver con la moralidad o con ser bueno o como queramos llamarlo, también tiene poco que ver... por poner un ejemplo: que me pillen robando en una tienda. No, no, no, no me refiero a eso.

La honradez... para mí es un acto de amor hacia nosotros mismos. El principal valor de esa honestidad está... en que cualquier cosa que demos en la vida la recibiremos de vuelta. Es decir; La Ley de causa y efecto... siempre opera a todos los niveles. Si menospreciamos o juzgamos, a otras personas, también nosotros seremos juzgados. Si siempre estamos enfadados, entonces encontraremos enfado dondequiera que vayamos. Por eso juega un papel tan importante el amor. Éste bien empleado puede abrirnos muchas puertas y creo que debemos empezar a amarnos a nosotros mismos, no, no, no es egolatría... es una realidad. Porque el amor que nos tenemos a nosotros mismos nos mantiene en armonía, paz, sosiego, con el amor en el devenir...

Muchas veces asumir la responsabilidad de mis propias experiencias no es un pensamiento que estoy dispuesta a aceptar siempre, tal vez, sólo algunas veces. Es mucho más fácil echar la culpa a algo que está fuera de mí, pero comprendo que no puede haber crecimiento espiritual mientras no reconozca que fuera de mí hay poca cosa de valor, que todo viene de dentro y hay que hacer un esfuerzo para mirar desde dentro hacia dentro. Si recuerdo una ocasión en que cogí algo y luego pienso en lo que acabo de perder, la relación entre las dos experiencias puede servir para abrirme los ojos. Las pérdidas casi siempre nos dañan en un aspecto importante de nuestra vida. Por poner un ejemplo: Si robamos algo en nuestro trabajo podríamos perder nuestro puesto en el mismo o bien si robamos en hoteles, restaurantes, grandes almacenes, etcétera, justificándose con el hecho de que estas empresas pueden permitirse el lujo de ser robadas. Este tipo de justificación no funciona; la ley de causa y efecto continúa operando para cada uno de nosotros. Por lo tanto me lo aplico a mí misma. Si robo algo, pierdo algo. Si doy, recibo. No puede ser de otra forma. Así lo veo desde este mi mundo y mi reflexión...

Si en mi vida hay muchas pérdidas o muchas cosas que van mal, podría examinar de qué forma he robado. Algunas personas que jamás soñarían siquiera con robar cosas, se sienten con todo el derecho del mundo de robar tiempo o autoestima a otras... Cada vez que hacemos sentir culpable a alguien le estamos robando su sentido de valía personal. Por ello he llegado a la conclusión partiendo de alguna manera de unas premisas... que para ser verdaderamente honrados en todos los aspectos, necesitamos examinarnos profundamente con el fin de llegar a conocernos a nosotros mismos, y así se evitarían muchos roces, mal entendidos, amén de un sin fin de cosas... que no son todo lo agradables, que uno quisiera en ese devenir de nuestra vida. Por lo tanto puedo aprender a crear mi conciencia. Sí, la deshonestidad desarmoniza mi vida, sin embargo la honestidad por el contrario puede enriquecerla desde dentro hacia dentro para poder luego ofrecérsela a los demás...

domingo, 30 de noviembre de 2014

TARTA DE REMOLACHA Y CHOCOLATE (por isabel1)




INGREDIENTES:
-          300 gr azúcar.
-          250gr puré de remolachas cocidas.
-          ½ cucharadita de esencia de vainilla.
-          250 cc de aceite de oliva.
-          3 huevos.
-          225 de harina.
-          ½ cucharadita de bicarbonato de sodio.
-          ¼ cucharadtia de sal.
-          6 cucharadas soperas de cacao amargo en polvo
ELABORACIÓN:
Aceitar y enharinar un molde de 20x30.
Mezclar la remolacha y los 3 huevos, el azúcar, aceite y la esencia de vainilla. Mezclar bien.
Agregar bicarbonato, cacao, sal y la harina.
Incorporar la mezcla de remolacha y mezclar todo muy bien.
Verter en el molde. Llevarlo al horno a 180º durante 25-30 minutos.
Dejar enfriar.

viernes, 28 de noviembre de 2014

Pena en el Alma... y Renacimiento... (por noa)

A veces... cuando peor estamos es cuando nos damos cuenta realmente de la verdad que hay dentro de nosotros mismos. Incluso nos podemos llegar a asustar de nosotros, porque vemos que no se cumplen las expectativas, que teníamos puestas en nuestra vida. Por poner un ejemplo... cuando hemos perdido cosas materiales por cualquier circunstancia y ya no tenemos el poder adquisitivo de antes, ello en lugar de hundirnos debiera hacernos reflexionar, y ver la Vida desde otra perspectiva. Al darnos cuenta de ésto, incluso podemos sentir vergüenza de nosotros mismos, y no, no, no, simplemente que tenemos que pasar de un estado a otro, y cuando comprendamos que eso se alcanza poquito a poquito, nos conformaremos, y no nos sentiremos ya tan mal. O bien cuando hemos tenido cualquier perdida de cualquier otra índole.

Todo ello puede producir un trastorno dentro de nosotros, pero hemos de tener la suficiente Valentía de afrontarlo y sino somos capaces por nosotros mismos... hemos de saber pedir ayuda de cualquier tipo. Aquí juegan un papel muy importante los expertos médicos, y así mismo aquellas personas que consideramos Amigos de verdad. Claro que lo principal es ponernos en manos de expertos que nos puedan ayudar, pero también es cierto que no hay como la Amistad desinteresada, que todo lo da sin pedir nada a cambio. Los Amigos no solamente están en los buenos momentos sino también en los malos, no debemos huir en esos momentos de todo, y encerrarnos en nosotros mismos, puedo hablar así porque he pasado por ello una y mil veces... pudiendo decir con toda honestidad, que he salido no solamente a flote sino que he salido completamente Renacida, y eso que en aquellos momentos no contaba con las amistades de hoy en día, precisamente, porque me había encerrado en mí misma... y porque la Vida hizo que las buenas amistades que en estos casos pueden contarse con los dedos de una mano y no llegan... estaban a mucha distancia de mí y por problemas económicos no me podían ayudar escuchándome de tú a tú...

Para aceptar todo ello... hemos de instalarnos en el umbral de la humildad, y desechar todo aquello que tenga que ver con nuestro orgullo. Si se necesita una mano Amiga pero Amiga de Verdad pídela, en lugar de encerrarnos en nosotros. Eso no conduce nada más que a la pena del Alma...
La verdad que todo ello es una constante en mi Vida... pero día que pasa me voy haciendo más fuerte, y eso que me considero... dada mi sensibilidad extrema una persona muy vulnerable y frágil... Por lo tanto procuro deshacerme de aquellas personas, que sin comerlo ni beberlo, me han herido en lo más profundo de mi Sentir, se necesita amarnos mucho a nosotros mismos para darnos cuenta que es el mejor proceder para con nuestra persona...

martes, 25 de noviembre de 2014

Rosa....(por noa)

Rosa de angelical cultura
Eres de gran sentimiento
Te llevo en mi pensamiento,
Porque eres toda hermosura.

Te llevo en mí sin atadura,
Porque eres hilo sabio en sarmiento,
Aunque haya vendavales los vences con estremecimiento,
Porque llevas en ti una potente arquitectura.

No eres para nada presumida
El morir desdeñas
Y nunca seras encogida.

Lo dicen tus dulces señas
Sabes aprovechar la vida
Viviendo como tu la enseñas.